miércoles, 16 de agosto de 2017

Una provincia de fiesta




su semana cultural, su fiesta del verano, su fiesta del emigrante, su fiesta del turista, su fiesta del reencuentro…,


Un solo habitante más que hubiese que ubicar en cualquiera de nuestros pueblos, y bien pudiéramos decir que nos resultaría harto difícil acoplarlo, a buen seguro...  Habida cuenta de cómo anda la ocupación de nuestros núcleos rurales estos días.  Que se encuentran con un movimiento de gentes de acá para allá que da gusto verlos.

 

Y máxime, contando con que acabamos de pasar en el día de ayer -15 de agosto-, una de las jornadas del verano en las que más núcleos de población se encuentran de fiesta.  Porque no sólo se trata de la celebración de la festividad de la “Virgen de Agosto”-dicho en plan familiar-, sino que muchas de estas localidades están celebrando en estos días su semana cultural, su fiesta del verano, su fiesta del emigrante, su fiesta del turista, su fiesta del reencuentro…, que pone a nuestros pueblos de bote en bote en cuanto a población que habita sus casas y recorre sus calles. 

 

Y eso, sin contar a los que pudiésemos llamar visitantes ocasionales o de ida y vuelta, que acuden a las localidades en fiesta ese día en concreto y para la celebración específica de que se trate, y luego regresan a su ciudad de origen, muchos de ellos a la capital o capitales próximas.

El caso es que, por uno u otro motivo, pero en la mayoría de los casos porque existen lazos de arraigo a la localidad de que se trata, el regreso por unos días en estas fechas, cuando no es la totalidad de las vacaciones de verano, se ha convertido ya en una tradición casi, que hace que nuestros núcleos rurales se encuentren llenos de gente.  Lo que de por sí resulta ya una fiesta en sí misma para estas poblaciones tan poco habitadas el resto del año.

 

Así que bien pudiera decirse que ayer la provincia entera, de norte a sur y de este a oeste, se encontraba de fiesta.  Y, como las vacaciones andarán todavía en su ecuador para buena parte de la población, la fiesta continuará todavía algunos días más en buena parte de estos ámbitos rurales. 

Que la diversión y la fiesta sigan, pues, por estos lares, que todavía queda verano.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 16/08/2017)
 

 

 

 

 

  

 

miércoles, 9 de agosto de 2017

Otra realidad de estos días



...te la recuerdan en bastantes aspectos y, por momentos, te ves situado sobre ella y paseando por sus calles.

Estás instalado tan ricamente estas vacaciones de verano en tu lugar elegido de descanso, con tus idas y venidas por los alrededores y en plan desconexión por completo del día a día de tus quehaceres ordinarios; pero de pronto un día, la visión por televisión de unas imágenes que muestran una ciudad indeterminada desde el aire, dotada de una cierta belleza y con características similares a la tuya de origen, te la recuerdan en bastantes aspectos y, por momentos, te ves situado sobre ella y paseando por sus calles.

 

Pero tu subconsciente va más allá todavía y, sin saber muy bien el porqué, te medio transporta a un día indeterminado de tu vida en tu ciudad de residencia habitual.  Y, sin buscarlo, notas cómo al tiempo, se va apoderando de ti una cierta morriña, y la melancolía se te muestra a pedir de boca y se enseñorea y te acompaña a intervalos durante el paseo.

 

Y no es que no estés a gusto y disfrutando de los días de vacaciones, al contrario; es que el día a día tantas veces repetido en tu otra realidad pesa mucho; y a veces el subconsciente –vaya usted a saber el por qué-, se muestra tan presente que, en su lucha por la pervivencia, vence al consciente en su acción y te lleva hacia sus derroteros durante algunos instantes.

 

Quizás queriendo recordarte que el tiempo de vacaciones es efímero, que es un visto y no visto, y que en breves fechas habrá que volver a esa otra realidad del día a día de tu ciudad habitual y con tus quehaceres particulares.
 

Pero entretanto, y salvando estas a modo de señales que el subconsciente parece querer enviarnos de cuándo en cuándo, es prioritario no adjudicarle demasiado protagonismo -sólo el justo, que dirían los profesionales en la materia que, por cierto, estarán también de vacaciones-, y atender la certeza del momento y vivirlo como corresponde a unos días diferentes y llenos de perspectivas casi ilimitadas, como son los de vacaciones; exprimiendo sus horas todo lo posible, habida cuenta de que son limitadas y de que lo que no se hizo en su momento no habrá luego posibilidad de dar marcha atrás y realizarlo.

 
Así es que, si te encuentras en esa otra realidad en estos momentos, a disfrutarla a tope en cada uno de sus días y sus horas.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 09/08/2017)
 
 

  

 

miércoles, 2 de agosto de 2017

Un motivo más



...Y ubicada en un lugar urbano privilegiado donde los haya; cual es nuestra Calle Mayor Principal.
Un motivo más, en efecto, el que dispone y goza desde hace unos días nuestra ya de por sí atractiva y coqueta Calle Mayor Principal para ser visitada, si es que eran pocos los que ya gozaba, tras la reciente instalación en uno de sus tramos de una nueva escultura, en esta ocasión como homenaje a nuestro insigne escultor Victorio Macho.

Y observando esta nueva obra de Luis Alonso, a la sazón discípulo del genial escultor, pareciera como si de pronto, rompiendo todas las normas del equilibrio y de la quietud de los monumentos, el Cristo del Otero se hubiese trasladado hasta nuestra Calle Mayor, al menos una parte de él; al mostrarnos al maestro en actitud pensativa y trabajando en los detalles de la cabeza de su obra más destacada en nuestra ciudad, su famoso Cristo Rey, emblema súper conocido de nuestra capital.

 

Así que una escultura más a añadir a las ya existentes que, en número elevado, decoran algún tramo de nuestra vía principal por antonomasia. Cada una de ellas, obedeciendo a un motivo preciso y una representación determinada.
 

Y esta última en concreto, en honor, como queda dicho, de nuestro ilustre escultor palentino de todos los tiempos, Victorio Macho;  en una deferencia y demostración de cariño que realmente la ciudad le debía, que ahora, con esta estatua, quedaría bien patente.

 

Y ubicada en un lugar urbano privilegiado donde los haya; muy frecuentado por la ciudadanía y tremendamente popular y familiar, cual es nuestra Calle Mayor Principal.

 

Para concluir remarcando que, así como los palentinos nos hemos acostumbrado a mirar al horizonte en dirección Norte y toparnos de frente con la estatua del Cristo del Otero, que bien puede pensarse que nos protege desde su privilegiada posición y formidable altura; nos acostumbraremos también a partir de ahora a pasar por este tramo de la Calle Mayor en su inicio y dirigir la vista hacia la estatua que representa a la persona que esculpió tan descomunal obra para admiración de propios y extraños. Y que pareciera querer mostrarnos la monumentalidad de la misma a nivel de calle y desde la perspectiva de un rincón de su propio taller.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 02/08/2017)