miércoles, 6 de diciembre de 2017

Aguilar, Las Edades



en el marco paisajístico en el que se encuentra Aguilar, ahondando o poniendo en valor también a la propia naturaleza...


A partir del mes de mayo del año próximo, y durante un período ininterrumpido de seis-siete meses –concluyendo en principio en el mes de noviembre -, podría decirse, siendo tal vez un tanto determinista en cuanto a la expresión, que todos los caminos de la provincia conducirán a Aguilar de Campoo.  Donde, como todos sabemos, tendrá lugar la próxima edición de las Edades del Hombre.
 

Así que, entre otras sendas, la que discurre por nuestra autovía A-67, que desde la capital nos lleva en menos de una hora hasta la villa galletera, se va a ver en esas fechas mucho más transitada de lo habitual y con un destino común por parte de muchos de los vehículos que por ella circulen.
 

Bien, pues conocido que se ha esta última semana el cartel anunciador y promocional de esta exposición, así como el eslogan con el que se va a dar a conocer –“Mons Dei”-, en su XXIII edición; se pondrá ahora en marcha con miras a esas fechas, toda una potente maquinaria organizativa y una labor de selección de las obras de arte que se expondrán en las dos sedes que esta edición de Las Edades dispondrá en dicha localidad.
 

Siempre, dentro de una temática patrón buscada a lo largo de las diferentes exposiciones, como es la fe, el arte y la cultura; y, en este caso, tratándose del marco paisajístico en el que se encuentra Aguilar, ahondando o poniendo en valor también a la propia naturaleza.  Que motivos no le faltan a la zona para apostar fuerte por todo ello.
 

Así que habrá que ir reservando un hueco en nuestra agenda del año próximo para la visita a esta exposición.  Pero no sólo a ella, sino también a los 54 templos de estilo románico de la Comarca –con incursión también en la provincia de Burgos-; pues como epílogo final de esta XXIII edición se ha marcado la visita a estos templos.
 

De momento, sirvan estas apretadas líneas sólo como una primera aproximación a esta muestra de arte sacro en Aguilar; que tiempo y ocasión habrá en crónicas posteriores para avanzar mucho más en cuanto a este importante evento para nuestra provincia y, en particular, para la comarca aguilarense. 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 06/12/2017)
 

 

 

 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Viernes Negro

 
 
 
 

 
 
 
 
 
    
puede decirse que se ha abierto oficialmente la gran campaña de compras de Navidad...
 
Tras haber sobrevivido, mal que bien dirán algunos –dado el incesante bombardeo de publicidad en una misma dirección-, al famoso “Viernes Negro”-importado del original “Black Friday” americano-, que este año venía pisando muy fuerte, pues no sólo abarcaba para algunos establecimientos este pasado viernes, sino también el período completo de jueves a domingo. Y luego unirse a él  el consiguiente “Lunes Cibernético”-importado del original “Cyber Monday” americano, también-, y haber salido del envite airosos en su conjunto, puede decirse que se ha abierto oficialmente la gran campaña de compras de Navidad; ¡ahí es nada!.
 
Y esto es así, porque desde hace algún tiempo nos vienen invadiendo con toda su fuerza las modas americanas en un montón de campos de nuestro existir diario.  Y, si de lo que estamos hablando goza de un especial poder de convocatoria en nuestra sociedad, como es el mundo de las compras, el éxito de la campaña o moda del momento, se tiene por asegurado.
 
Que si contamos con que, además, nos encontramos en un período “pre” o “cuasi” navideño ya, de compras por excelencia, el que te presenten así de pronto y en primer plano una serie de ofertas y descuentos especiales en las compras en ese o esos días, pues resulta que la conjunción es perfecta y vaticina un éxito por todo lo alto.  Que es lo que ha pasado con este “Viernes Negro”y sus adicionados días.
 
Y puestos en la rampa de lanzamiento, y teniendo en cuenta las fechas hacia las que vamos –incitadoras hacia las compras por antonomasia-, durante muchos días nuestras calles van a verse ambientadas por demás, con gentes yendo y viniendo de acá para allá a la busca y captura del producto o productos que la necesidad les reclama.  Pero sin olvidar en esa misma línea, el precepto instituido de adquirir también a la par la multiplicidad de regalos y obsequios con los que se corresponde hacia familiares, amigos, compañeros...
 
Aunque bien es sabido que eso no es todo y que la cosa no acabará ahí; pues sin solución de continuidad, las rebajas de enero harán lo propio a renglón seguido.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 29/11/2017)
 
 
 


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Avistando diciembre

Fotografía (Internet)
 
 
pareciera como si apenas tuviésemos tiempo para darnos cuenta del paso de los días, que nos son gratos de disfrutar... 
 
Sin apreciarlo tal vez en su conjunto, anda noviembre al final casi de sus días; porque liquidando esta semana, la próxima ya arrastra en su cuenta particular tres días que le toma prestados a su vecino diciembre para hacer completo el cómputo de los mismos.
 
Y como resulta que el último mes del año, entre puentes y acueductos de mayor o menor extensión en la sucesión de sus primeros días; celebraciones prenavideñas con  motivos varios, hondamente arraigadas ya en el acontecer personal y ocupando unas cuantas jornadas; vacaciones escolares por excelencia y remate de otras en el ámbito laboral; reuniones de amigos, compañeros de trabajo y familiares dispersos que se reencuentran en estas fechas en torno a una mesa; cuchipandas y merendillas de especial fraternidad en torno a bodegas y casas de campo de marcado significado; preparativos, en fin, de todo orden con vistas a las celebraciones centrales de la Navidad...; pareciera como si apenas tuviésemos tiempo para darnos cuenta del paso de sus días, y los dejamos correr como si estuviésemos metidos en una burbuja de irrealidad, pero que nos son gratos de disfrutar.
 
Y es que con la ciudad metida ya en la preinstalación, o instalación en toda regla incluso, de los primeros adornos y luces ornamentales que darán vistosidad a la Navidad, el Portal de Belén en plena construcción artesanal en medio de nuestra Plaza Mayor, decorados todos los escaparates con adornos alusivos a las próximas celebraciones festivas, el famoso anuncio sobre la lotería en televisión recordándonos a cada paso el evento del sorteo millonario del 22 de diciembre..., como que las ganas de unos y de otros a que esos días lleguen más pronto que tarde para gozarlos y disfrutar con toda su carga de magia añadida para grandes y pequeños, se multiplicasen de pronto ante tantas señales externas.
 
Incluso muy de mañana, algo tan habitual y tan lleno de vida, como es el griterío de los pájaros que comienzan a desperezarse con las primeras luces desde la todavía espesura de los árboles del parque, pareciera estos días como si sonase con una intensidad superior al de mañanas pasadas. 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 22/11/2017)
 
 
 
 



miércoles, 15 de noviembre de 2017

No hay mal…

Imagen (Cadena SER)
 
 
 “no hay mal que por bien no venga”, y aquí parece haberse cumplido con una cierta contundencia,
 
Quién nos iba a decir a nosotros, avezados y curtidos ciudadanos en mil lides, que la sequía que en estos momentos padecemos y que está dejando nuestros pantanos provinciales bajo mínimos (la última información habla de que estamos al 10% de nuestras reservas), iba a traer a la par un hecho positivo añadido en lo tocante a la conservación de nuestro patrimonio artístico y cultural.
 
Y es que el estiaje tan acusado que ha sufrido el pantano de Aguilar de Campoo, ha dejado al descubierto, entre  otros, los restos de la iglesia de la localidad de Cenera de Zalima, que el pantano sepultara bajo sus aguas allá por los años 60.  Y entre ellos, algunos capiteles románicos, basamentos y columnas de la misma de un importante valor arquitectónico.
 
Valioso patrimonio histórico que la situación actual del embalse ha sacado a flote inopinadamente, siendo muchos los curiosos que se acercan estos días para observarlo en el propio lugar y, en ocasiones, realizar alguna acción más que no es de desear.
 
Lo que ahora, en estos días, se está tratando de evitar a toda costa, con la recuperación oficial que se está haciendo de estos elementos; rescatándolos así de los fondos y poniéndolos a buen recaudo. Tratándose de evitar con ello el que siga deteriorándose este patrimonio por la acción del agua embalsada, o siendo objeto de expolio por los particulares en los momentos de estiaje como éste.
 
Dice un refrán popular que “no hay mal que por bien no venga”, y aquí parece haberse cumplido con una cierta contundencia, cuando un hecho negativo ha producido de refilón una acción positiva.
 
Claro, ante esta noticia en estos días, la pregunta surge por sí sola: ¿Por qué no se hizo antes, en su día, la recuperación de estos elementos?.   Quizás las prisas, la falta de recursos económicos…, lo impidieron; porque no cabría pensar que fuese la desidia o el desinterés por conservar nuestro patrimonio artístico que, evidentemente, no sería de recibo.
 
Pero también, quizás como consuelo, cabría decir aquello de que “nunca es tarde si la dicha es buena” o que “más vale tarde que nunca”.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 15/11/2017)
 
 
 
 


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Queríamos mucho más




...Y volvimos a abrir los paraguas con satisfacción, y a vestirnos con agrado con botas y chubasqueros.


Ahora que andamos comenzando el mes de noviembre, y que el tiempo está como está de cambiante y desacompasado, y la pertinaz sequía que nos está pisando los talones a marchas forzadas, parece que este año no se va a cumplir bajo ningún concepto este popular refrán castellano que nos advierte y nos recuerda aquello de que “por los Santos, nieve en los altos;  y por San Andrés, en los pies”.  Al menos no lo hará en la primera parte del mismo, porque ahí están los hechos: nuestros montes y montañas libres de este blanco elemento en la festividad de los Santos, para corroborar que de lo dicho nada de nada.  Y bien que nos pesa que no se cumpla.
 

Claro que, como un mes es muy largo en la sucesión de sus días, allá para cuando llegue el último de estos, que acoge la celebración de San Andrés, puede que el refrán se cumpla en toda regla y estemos pisando nieve con agrado y tirándonos bolas de nieve de contentos, por aquello del agua que acumularán nuestros acuíferos y nuestros pantanos.  ¡Ojalá sea así!.
 

Porque al paso que va la burra, y mira que va lenta, para propiciar que el tiempo cambie y nos traiga algunos días de lluvia generosa y benefactora, nos vamos a ver abocados a padecer algún tipo de restricción en el suministro de agua, habida cuenta de que las reservas de nuestros depósitos van disminuyendo día a día y no se reponen a la par, porque no hay de dónde sacar…
 

Pero mira cómo, nuestros deseos se adivinaban cumplidos en parte, porque tanto impetrar la lluvia –peticiones hechas en nuestros templos, incluidas-, algunas lluvias sí que cayeron durante este último fin de semana y en los días próximos a él.  Y volvimos a abrir los paraguas con satisfacción, que dormían ya el sueño de los justos perdidos en un rincón de la casa, oxidados casi por el nulo uso; y a vestirnos con agrado con botas y chubasqueros, por lo que ello significaba.
 

Y como principio quieren las cosas, bienvenido sea el aperitivo.  Que deseamos fervientemente se vea continuado en el tiempo durante muchas jornadas más en los próximos meses.
 
 
 
(Publicado en el periódico "Diario Palentino" el 08/11/2017)
 
 

   

 

 


miércoles, 1 de noviembre de 2017

No todos lo sabían




 Porque la cosa viene de lejos, del año 824...

 
 
En efecto, no todos sabían –muchos desde luego que sí-, que el municipio palentino de Brañosera, en nuestro Norte provincial, tiene el honor de ostentar el ser el primer municipio de España declarado como tal; y, por ello, llevar a gala el poder mostrarse en público como el más antiguo de nuestros municipios patrios.  Aunque quizás muchos sí lo conocían y no le daban el valor que realmente tiene y lo que significa en nuestros días, después de tantos siglos.
 
Porque la cosa viene de lejos, del año 824 en concreto, cuando el Conde Munio Núñez, en nombre del Rey Alfonso II de Asturias, le otorgase a esta localidad el Fuero –lo que se conocería luego como el Fuero de Brañosera-, una especie de carta puebla para poder organizarse y demás a efectos de conseguir repoblar aquellos parajes. 
 
Pero ahora, una vez que se nos dice y se nos remarca, y así ha quedado corroborado y establecido nada más y nada menos que por nuestras Cortes actuales –a través del Congreso de los Diputados-, parece que la cosa sonase más y mejor, y como que fuese más verdad saliendo del edificio que atesora la soberanía nacional y, además, verlo escrito de tal guisa en un papel.
 
Así que, por todos conocido ya el tema, habrá que luchar por seguir conservándolo.  Y a este respecto, qué mejor forma que la celebración que se hace en la propia localidad cada año en el llamado “Acto de Exaltación del Fuero de Brañosera”, que en esta ocasión cumplió la edición número XXIV.
 
Este acto, celebrado hace unos días, con el añadido del estreno de este reconocimiento de las Cortes, gozó de un mayor respaldo y poder de convocatoria; puesto de manifiesto por la numerosa concurrencia al mismo, tanto institucional como de público en general.
 
Y todo ello, arropado en la calle por la presencia de varios Pendones representativos de otros tantos municipios, que exhibieron su colorido y simbología desfilando por la localidad. Una tradición que parece haberse recuperado recientemente en nuestra provincia, y que goza del beneplácito y el cariño de los ciudadanos.  Lo cual es de agradecer en estos tiempos.


 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 01/11/2017)




miércoles, 25 de octubre de 2017

Quiso llover…





Así que nos quedamos con las ganas de una celebración en toda regla...


Ahora, estos días pasados, que parecía que el cielo se había metido en aguas definitivamente –o al menos quería hacerlo-, cubriendo así buena parte de nuestras expectativas y nuestras mayores esperanzas de lluvia, puestas en aquel cielo gris cárdeno –tomando el léxico del mundo de los toros-, como el que tuvimos por varios momentos; pero la cosa no fraguó como se esperaba por estos lares y el agua caída apenas si nos dio para una pequeña mano de limpieza superficial de la atmósfera circundante.

Y, sin embargo, como música celestial sonaban esos días las gotas de lluvia al impactar directas sobre el paraguas a pie de calle, camino del paseo habitual, del trabajo, de la compra del día o del lugar que fuese.  Y en las gentes de aquí se produjo de pronto un gesto de alegría que se iba contagiando de rostro a rostro; impropio seguramente de otros momentos de abundancia clara del líquido elemento, pero no de estos tiempos de escasez manifiesta.

Así que nos quedamos con las ganas de una celebración en toda regla, que hubiera incluido a buen seguro algún que otro baile bajo la lluvia en algún momento de emoción subida, de haberse prolongado el festejo del agua de manera continuada durante algunos días.

Y es que ya estábamos pensando por aquí que si la lluvia habría desaparecido de la faz de la tierra por arte de birlibirloque…, habida cuenta de lo inusual de la situación de sequía en la que estamos metidos.  Que qué iba a ser de nosotros, de nuestros animales y de nuestros campos, en una situación así de peliaguda de desaparición de todo rastro de agua, una vez consumida la poca que nos queda…

Pero ya vimos que no, que la lluvia sigue ahí arriba, en las nubes que nos envuelven; que la sueltan cuando se dan y se juntan unas características determinadas, que se lo pregunten sino a los habitantes de esas localidades de la zona sur peninsular que sufrieron inundaciones estos días.

Así las cosas, en el deseo de todos está la necesidad urgente de que las lluvias vuelvan a estos lares, y que lo hagan en abundancia.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 25/10/2017)
 
 

 

miércoles, 18 de octubre de 2017

Viaje en el tiempo



...recordaron que por aquellos caminos que ahora recorrían, metidos en lo más profundo del lecho del pantano, en el pasado corrieron una y otra vez cuando niños...

 
 
Mientras este último fin de semana –puente del Pilar incluido-, hemos estado haciendo planes de asueto y vacación de todo tipo, eligiésemos el lugar de España que eligiésemos, porque en todos íbamos a encontrar un sol radiante y una temperatura de lo más espectacular, dejando en feo la realidad otoñal; habrá habido muchas personas que se habrán querido darse una vuelta por los entornos de nuestros pantanos, por ver si la escasez de agua de los mismos era de la magnitud de la que se viene hablando estos últimos tiempos aguas abajo de sus respectivas cuencas.
 

Y se han topado de golpe con una crudísima realidad, mucho más impactante al verla sobre el propio terreno, que les habrá llevado a exclamar, a buen seguro, que jamás vieron esos lugares en unas condiciones así.  Que siempre los recordaban como mares inmensos entre montañas, guardando unas reservas de agua tan voluminosas, que parecía imposible fuesen a terminarse de buenas a primeras.


Y hablando con las gentes de las poblaciones próximas a estos embalses, curtidas muchas de ellas en recuerdos y añoranzas de otros tiempos, y haciéndoles rememorar a los más viejos del lugar tiempos pasados, ninguno de ellos decía recordar una situación así... Y contemplando la aridez extrema del terreno, pisando incluso su tierra seca y resquebrajada por mil sitios, observando durante el paseo viejas ruinas del poblado que las aguas engulleron totalmente en su día; todos ellos: visitantes ocasionales y residentes de los pueblos a ras del pantano, coincidían en sus comentarios nada optimistas, si es que los cielos no se abren a condición y llega con abundancia la lluvia que tanto esperamos todos.
 

Y, porque el momento devino propicio, seguro que algunos de estos habitantes más viejos del lugar, recordaron a los visitantes ocasionales, que por aquellos caminos que ahora recorrían, metidos en lo más profundo del lecho del pantano ahora sin rastro de agua –en otro tiempo calles sin asfaltar del poblado- ellos, en el pasado, corrieron una y otra vez cuando niños, ocupados en juegos infantiles que todavía su mente rememora con claridad meridiana. 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 18/10/2017)

miércoles, 11 de octubre de 2017

Tiempos más tranquilos


 
...lo que está pidiendo la ciudadanía a voz en grito son tiempos más tranquilos


Con estos tiempos tan extremadamente convulsos que corren en un determinado y concreto territorio de nuestro país desde hace algunos meses, agitando el panorama patrio como nunca antes se pensó pudiera ocurrir, anda la ciudadanía confundida y expectante a más no poder; con un ojo puesto en el quehacer ordinario y el otro dirigido o revirado hacia los noticieros nacionales, tratando de recabar las últimas noticias de la actualidad informativa del país, para así estar al cabo de la calle –nunca mejor dicho-, de lo que está pasando a su alrededor y poder luego opinar y debatir al respecto en sus círculos más cercanos; porque no se puede estar al margen.
 

Y claro, sin entender muy bien el por qué, en los tiempos que corren, la situación ha llegado a esos límites tan extremos y de tanto fanatismo como se ha visto en los últimos días.  Pero, como se suele decir –y aquí le viene que ni pintado-, de aquellos barros, vienen ahora estos lodos.


Y lo que te rondaré morena, porque el rumbo que tomen los acontecimientos está aún por definirse, temiéndonos los ciudadanos de a pie noticias de uno y otro signo que enturbiarán aún más la convivencia diaria y haciendo que el debate, estéril e innecesario en la mayoría de los casos, se instale en la sociedad, cuando posiblemente no tocaba, o al menos con esa virulencia con la que lo está haciendo.


Entretanto, y a otro nivel bien distinto –porque los humanos tenemos también un corazón mucho más intimista y personal-, la existencia diaria sigue su camino y va marcando su territorio con, por ejemplo, la llegada de nuevos seres a la vida, que de inmediato proporcionan alegría a las familias en cuyo seno tiene lugar el acontecimiento.  En tanto que también se va produciendo lo contrario, la pérdida de otros seres: familiares, amigos, compañeros, que dejan un hueco imborrable en nuestros corazones.  
 

Independientemente de esto último, que pudiera decirse que es ley de vida; en cuanto a lo otro, lo que está pidiendo la ciudadanía a voz en grito son tiempos más tranquilos para poder debatir y llegar a un entendimiento pleno entre todos los territorios de nuestro país.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 11/10/2017)
 
 

 

          

 

 

miércoles, 4 de octubre de 2017

De sequías extremas




Que ni los más viejos del lugar dicen recordar haberlos visto así de esta guisa...



Mientras esperamos de manera impaciente y llenos de preocupación la llegada de las lluvias, rogando encarecidamente a los cielos que las nubes se abran a condición y dejen caer agua en abundancia por doquier, para que se rieguen nuestros campos sedientos y casi casi agonizantes, y se abastezcan nuestros pantanos a base de bien, que se encuentran realmente bajo mínimos extremos –aparte de aquello de limpiar la atmósfera de contaminación-, el tiempo otoñal de estos días parece estar queriendo decirnos lo contrario.  Esto es, que de lluvias abundantes y generosas, de momento nada de nada. Ni un principio de ellas tan siquiera.  Ni un amago de las mismas parece vislumbrarse en el horizonte próximo de nuestra provincia, a decir de los meteorólogos.


Y así están nuestros campos de secos y resquebrajados por mil sitios los terrenos que les dan soporte, esperando la venida a estas tierras nuestras del agua que las reconforte y permita proseguir con las faenas agrícolas, que ya se están necesitando ejecutar.
 

Y así de escasos de agua se muestran también nuestros embalses del norte provincial, dejándonos al descubierto sus entrañas más profundas en plena superficie caminable a lo largo y a lo ancho de varios kilómetros a la redonda; en otro tiempo no muy lejano, cubierta totalmente de agua mirases por donde mirases, semejando verdaderos mares de interior y augurando unas reservas del líquido elemento disponibles para todo uso aguas abajo.
 

Que ni los más viejos del lugar dicen recordar haberlos visto así de esta guisa, tan mermados de agua y con los restos de las edificaciones de las poblaciones que inundaron sus aguas a flote y visitables a pie mismo de ruina. Sacando a relucir, incluso, algún que otro puente de piedra o iglesia de un cierto valor artístico derruidos por la acción del agua durante tantos años.

Eso sí, restos antiguos convertidos ahora en un cierto reclamo turístico sobrevenido, que los noticieros de televisión no cesan de citar en sus informativos de actualidad, con imágenes realmente impactantes del antes y el ahora de la mayoría de nuestros pantanos.  Pues la sequía extrema en la tónica general de nuestro país en estos momentos.
 

La necesidad es manifiesta a todas luces.  Así que habrá que impetrar, pues, con ahínco a los cielos para que la lluvia se nos muestre propicia con carácter urgente.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 04/10/2017)