miércoles, 18 de abril de 2018

Cita para este domingo



 ...será este próximo domingo, con la celebración de esta famosa pedrea, cuando la fiesta tome cuerpo...


Estamos, cuando apenas si han pasado unas fechas de la emotiva procesión de Semana Santa que ascendiera hasta estos parajes del Cerro del Otero, y  porque el tiempo vuela que es un primor, a tan sólo cuatro días de la popular Romería de Santo Toribio, conocida también en plan familiar como la “Fiesta del Cristo”, que tiene lugar en este marco tan espectacular de las laderas del Cerro del Otero.
 

Una fiesta muy arraigada en el sentir general de la ciudad que, justo por ello, cada año llena las campas aledañas al cerro, las calles del barrio del mismo nombre y, sobre todo, las laderas del cerro en el momento de la tradicional “pedrea del pan y el quesillo”, santo y seña de este festejo.
 

Si bien durante los últimos años, los actos se vienen extendiendo a lo largo de toda una semana con multitud de actividades, será este próximo domingo, con la celebración de la ya comentada pedrea, cuando la fiesta tome cuerpo y concite la mayor presencia de gente en el barrio.
 

Y es que el domingo, la ciudad se despertará con un aire de fiesta diferente en sus calles, que se propagará con prontitud en una dirección bien concreta: el Cerro del Otero.  En cuyos aledaños y por diversos accesos, irán llegando las gentes en gran número –cual romeros-; tratando sobre todo de conseguir un buen puesto en la ladera frente a la ermita del balcón que “apedrea”, si se quiere optar a algunas de las miles de bolsas que, llegada la hora en punto, serán arrojadas al vacío para caer libres entre las manos de muchas de las personas allí apostadas. O, en otros casos, observar la ceremonia de la pedrea y su evolución a una cierta distancia; pero siempre con la monumental imagen del Cristo allí arriba, presidiéndolo todo y ejerciendo su protección superior de principio a fin de la fiesta.
 

Fiesta que se trasladará luego a las campas anejas al cerro, donde habrá también tiempo para degustar el particular guiso de caracoles, junto a otras viandas más.  Y donde tampoco faltarán las almendras, las avellanas y diversos dulces típicos que, en los puestos instalados en los alrededores, se pondrán durante todo el día a disposición de los romeros.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 18/04/2018)
 
 

 

 

miércoles, 11 de abril de 2018

Analizar la despoblación

 
Foto (Internet)


...el tema de la despoblación de nuestra provincia, una situación que trae consecuencia de varios factores... 



Como resulta que no funcionó –por lo visto y experimentado-, la invocación en toda regla aquí realizada a la recién estrenada primavera al día siguiente de su llegada –allá en el pasado 21 de marzo-, para que se dignase visitarnos más pronto que tarde, porque ardíamos en deseos de tenerla entre nosotros luego de haber padecido un invierno con todo tipo de fenómenos atmosféricos rondándonos y “atacándonos” de plano, vamos a ver si lo hace pasado algún tiempo ya.  Que sería muy bien recibida también a partir de ahora.  Porque, “nunca es tarde, si la dicha es buena”…
 

Y ya que signos externos de su presencia, aparecen en calles, parques y jardines de nuestros entornos, que la susodicha se mostrase en todo su esplendor es lo que estamos esperando por aquí sus fieles admiradores, que somos muchos; por no decir todos...
 

Y mientras tanto, como el mundo sigue, en el día a día vamos afrontando los problemas que se nos van presentando, algunos viejos en el tiempo, en tanto que otros de nuevo cuño.
 

Y entre los primeros, cabría citar el tema de la despoblación de nuestra provincia, más acusada todavía en los pequeños núcleos rurales, de los que por aquí alcanzamos un importante número.
 

Una situación que trae consecuencia de varios factores, entre ellos el hecho claro de que en los últimos años son más las defunciones que se producen que los nacimientos; de ahí que el crecimiento de la población sea nulo y, además, causa de un envejecimiento progresivo de los habitantes. Que se acusa aún más en aquellos pueblos de menor población, llamados a desaparecer en breve, si no se arbitran medidas al respecto.
 

Pero claro, cuáles pueden ser estas, que tuvieran una cierta viabilidad.  Porque, lo que parecería más lógico, que consistiría en acercar a estas entidades menores los servicios básicos y las grandes infraestructuras, chocaría de plano con el hecho de que quién las iba a utilizar si apenas quedan habitantes; y tampoco parecen lograr que el fenómeno se haga reversible.
 

Algo de todo esto, seguro, será lo que se analice en las próximas Jornadas del Ateneo de Palencia sobre este tema de la despoblación.
 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 11/04/2018)
 

 

 

 

 

 

 

 

miércoles, 4 de abril de 2018

Conjunto histórico



Palencia ha sido declarada “Conjunto Histórico”...


Día 22 de marzo de 2018, con la primavera recién estrenada, en plena vorágine de preparativos cara a las celebraciones de Semana Santa, procesiones incluidas –o sobre todo-, y todo el mundo –o al menos una buena mayoría de ellos-, mirando al cielo a la espera de un tiempo que propiciase tanto los desfiles procesionales en sí, como los días de descanso en diferentes ambientes provinciales o extra provinciales, saltaba la noticia: Palencia ha sido declarada “Conjunto Histórico”.
 

De entrada, un reconocimiento importante –que ya se estaba haciendo de rogar-, para nuestro conjunto urbano y sus edificios, así como para los entornos de los cerros de San Juanillo y del Otero próximos a la ciudad: “hitos visuales y simbólicos que identifican y caracterizan la imagen de Palencia”, y de gran relevancia para la misma que, de esta guisa, pasan a formar parte de este Conjunto Histórico. Lo que permitirá, sin duda, su recuperación –sobre todo el primero de ellos, que estaba más degradado-, y su puesta en valor de una manera más efectiva.
 

Después de tantos años de ser buscado de manera infructuosa; en esta ocasión, por fin, se ha hecho realidad y ahora toca adaptarse a los compromisos que el mismo requiere; pero también recibir las subvenciones y ayudas adecuadas para su conservación de manera eficiente.
 

Apostando como ciudad, para que este reconocimiento o declaración sirva como reclamo o llamada exterior para que seamos más visitados. Pues una vez llevadas a cabo las recuperaciones ambientales de ambos cerros, podremos ofrecer al visitante un amplio conjunto de elementos bien diferenciados: el casco urbano, bien delimitado por el río y el ferrocarril y con una serie de edificios de importante valor artístico y cargados de historia, que le proporcionan su particular empaque urbano; y los cerros del Otero –con su emblemática escultura del Cristo de Victorio Macho que identifica a Palencia-, y el de San Juanillo, cercano al anterior y que transciende lo puramente material, para adentrarse en lo esotérico y misterioso en torno a las cuevas en él excavadas y demás signos quizás no tan visibles.   
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 4/04/2018) 

 

 

 

 

miércoles, 28 de marzo de 2018

Días de Pasión



las calles de nuestra ciudad serán un constante ir y venir de cofrades procesionando...


De pronto, estos pasados días, el aire de la ciudad, que poco a poco parecía querer dotarse de un cierto aroma de primavera –con alguna dificultad añadida, eso sí-, comenzó a llenarse de reconocidos sonidos provenientes de grupos de tambores y cornetas que, con sus sones y tonos de pasión, nos venían anunciando el comienzo de unos días diferentes en el discurrir de sus horas.
 

Y es que, paso a paso, nos estaban introduciendo en el pórtico de los actos previos a la Semana Santa de este año de gracia de 2018. Que por aquí, como saben, con el empeño de muchos año a año, hemos conseguido los palentinos elevarla hasta la categoría de interés internacional; que lo nuestro nos ha costado...
 

Por ello ahora, son muchos los visitantes que su celebración arrastra cada año hasta nuestras calles, para asistir a nuestras representaciones, nuestros desfiles procesionales y demás actos religiosos que con la misma se conjugan.
 

Admirando por tanto nuestras importantes muestras de arte religioso, tanto el que procesiona y que es objeto de grandes dosis de embeleso, como el que permanece en nuestros templos y puede ser igualmente contemplado en tales fechas.
 

Una semana “de pasión” muy intensa, pues, la que nos cobija estos días atendiendo a esta dinámica.  Y de la que todavía queda la parte central de la misma, con los momentos más intensos en torno al jueves y viernes santo, cuando “la pasión” se desbordará y alcanzará su grado máximo en decenas de desfiles procesionales que, si el tiempo no lo impide, lucirán por y entre la ciudad.
 

Y es que, sin solución de continuidad, desde el conocido como “viernes de dolores” y hasta  el domingo de Resurrección y su “rompimiento del velo”, las calles de nuestra ciudad serán un constante ir y venir de cofrades procesionando junto a sus Pasos titulares.  Y justo al lado, multitudes de gentes apostadas en las aceras a su paso, observando el discurrir de los primeros, mientras de fondo suenan incansables los tambores y cornetas de las diferentes bandas, rompiendo el silencio de la noche palentina, que se llenará de emoción entrecortada con el eco de sus rítmicos y penetrantes sonidos. 

 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 28/03/2018)

miércoles, 21 de marzo de 2018

¡Bienvenida, primavera!

Foto (Internet)


Esperemos que comience pronto a ejercer de tal y nos regale sus afectos en toda su amplia acepción...


Estábamos últimamente metidos en plena vorágine de fríos, nieves, lluvias y todas sus consecuencias a ojos vista; empleándonos a fondo en cómo esquivar la furia de estos elementos atmosféricos, o tratando de que, al menos, sus efectos fuesen lo más llevadero posible; y no nos estábamos dando cuenta cómo, poco a poco, se nos iba colando en medio de nosotros en total silencio, una linda “jovencita”con alas para poder volar de lugar en lugar, de flor en flor –justo las que ella es capaz de propiciar-, y entonces nos asomamos a las afueras del campo y comenzamos a sonreír. 
 

Y es que, justo desde el día de ayer, a eso de las 17:15 horas de la tarde para ser más exactos, estamos por aquí en tiempo de primavera –la que la sangre altera, sí-. ¡Bienvenida! seas, pues, primavera.
 

Que ganas teníamos de ello por estos lares, porque ya ansiábamos que fuesen terminando los fríos y los hielos, los días nublados y grises, las escasas horas de luz y las jornadas interminables al calor de la chimenea; aunque sus benéficos efectos los iremos notando poco a poco.  Para, ya desprovistos de la mayor parte de las prendas de abrigo, salir a nuestros campos y nuestros prados y ver cómo reverdecen los árboles, cómo brotan de pronto montones de flores que adornan nuestros jardines, y cómo, de manera general, todo cambia de color y parece alegrarse a nuestro alrededor.
 

Y como resulta que el invierno no primavereo entre nosotros –porque de fríos, hielos, nieves y demás, tuvimos y con creces por estas alturas-, es de esperar que la primavera no inverneará, según cuenta el dicho popular.  En ello confiamos.
 

Aunque habrá que darse prisa y, a las primeras de cambio, salir a disfrutar de sus bondades en campos y prados, y también en parques y jardines, porque ya sabemos que, al revés que el inverno, que se hace eterno, la primavera pasa ligera.
 

Esperemos –porque estamos anhelantes de ella-, que comience pronto a ejercer de tal y nos regale sus afectos en toda su amplia acepción; que nosotros –ávidos como estamos de ellas-, sabremos acogerlos de una manera inmejorable allá donde estemos y donde nos encuentre su acción.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 21/03/2018)
 
 

 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Si no fuera…



Si no fuera porque hoy es catorce de marzo...


Si no fuera porque hoy es catorce de marzo, y porque desde hace, más o menos, un buen puñado de años, esta es una fecha marcada en el calendario por ser la que coincide con el día en el que, el que suscribe, viera la luz por primera vez; si no fuese por ello, éste que esto suscribe, no andaría por aquí emborronando cuartillas de papel y lanzándolas al viento palentino, por mor de este rotativo.  Y que, dicho sea de paso, lo hace de mil amores –como asevera la máxima -.

Si no fuera porque hoy es catorce de marzo, y porque el calendario nos anuncia ya que la primavera está pronta a llegar, tarde un poco más o tarde un poco menos; si no fuese por ello, nos resultaría tremendamente difícil enfrentarnos de nuevo, así de seguido, a otros largos meses de crudo y duro invierno con fenómenos atmosféricos de todo tipo.

Si no fuera porque hoy es catorce de marzo, y en la perspectiva de los días del mes, se nos anuncian unas fechas próximas habilitadas para el recogimiento, la paz, el descanso o, en su lugar, la posibilidad de abandonar por unos días la dura realidad y la rutina metida en nuestras vidas; si no fuese por ello, andaríamos mucho más agobiados y estresados en los próximos meses.

Si no fuera porque hoy es catorce de marzo y los brotes de las primeras flores de los almendros en el campo, nos proporcionan una nueva perspectiva de lo que veremos a nuestro alrededor en los próximos meses; si no fuese por ello, no sé cuánto tiempo más seríamos capaces de aguantar con los cuerpos ateridos de frío y pertrechados de todo tipo de prendas de abrigo, que anda que no han proliferado en este invierno.

Si no fuera porque hoy es catorce de marzo, el día que ya anuncié al principio que era; y quiero cerrar pronto esta crónica para ir a celebrar con los míos este nuevo estadio alcanzado en mi vida aquí frente a ustedes, lectores amigos; si no fuese por ello, seguiría aquí desgranando muchos más temas de actualidad a la luz de mi modesto entender.

Pero como hoy es catorce de marzo y sucede todo lo que ya queda dicho que sucede, será mejor poner punto y final a esta crónica, y dejar que sigan sucediendo cosas.      

 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 14/03/2018)

miércoles, 7 de marzo de 2018

Semana muy activa



Semana movidita, esta última pasada...

Semana movidita –pero en plan bien, eh!, digámoslo pronto-, esta última pasada, por aquello de la gran actividad deportiva y cultural que la caracterizó a lo largo de sus días; y que ahora, una vez pasada, es bueno resaltar.
 

Y es que comenzábamos con la inauguración -¡por fin!-, del remodelado Pabellón Municipal de Deportes, luciendo sus mejores galas tras su espectacular ampliación; y con el añadido de que el partido de baloncesto que le acogía en tan memorable momento, daría la victoria al equipo local, el Chocolates Trapa Palencia, por una aplastante diferencia a favor.
 

Para, sin solución de continuidad, proseguir con la Muestra de Cine Internacional de Palencia, desarrollada a lo largo de la semana en cuestión, con multitud de actividades anejas y en paralelo a las proyecciones de cine.  De tal suerte que Palencia se transformaba en una ciudad de cine y, como rezaba su cartel, “Estamos de cine”, se convertía en receptora de un considerable número de largometrajes, cortometrajes y documentales a visionar por un público ávido de cine.
 

Muestra de cine que no sólo tuvo en movimiento a los espectadores de cine en sentido estricto, sino también a los escolares de diversos centros, que acudirían también a algunas de las salas de proyección de la Muestra para visionar algunas de las películas elegidas expresamente para tal fin.
 

Un impulso del cine con muchas variantes, con el fin de involucrar a toda la sociedad palentina en alguno de los aspectos, al menos, de los varios tocados a lo largo de los días de su desarrollo.  Con una respuesta muy favorable por parte del público también en esta nueva edición; lo que hace que alcancemos ya la número veintisiete.

Lo que nos lleva a concluir en la gran importancia de la Muestra cada año en nuestra capital y provincia; a la que, sin duda, seguirá siendo necesario seguir apoyando y potenciando.  Pues la misma lleva el nombre de Palencia allende nuestras fronteras, con la importancia que ello tiene para nosotros.
 

Y claro, todo esto, sin contar con que la llegada de la nieve de pronto a toda nuestra provincia, pondría en marcha de súbito la correspondiente alerta.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 07/03/2018)