miércoles, 23 de mayo de 2018

Por nuestros campos

 
 
entremezclándose la exuberante vegetación del camino con las tierras de labor...
 
 
Con el campo en plena ebullición en estos momentos, los sembrados tirando fuerte hacia arriba gracias a las últimas lluvias de la temporada –augurando una satisfactoria cosecha- y las avecillas de estas campiñas mostrándose alegres y cantarinas al recibir desde las primeras horas de la mañana los cálidos rayos de sol del nuevo día, en tanto, a la par, van dando por finalizada su labor reproductora del presente ciclo sacando adelante sus polluelos; cuando todo eso sucede en nuestro entorno, resulta todo un regalo especial para los sentidos el adentrarse sin prisa durante un amplio espacio de tiempo por entre estas sendas y lugares mil, huyendo del habitual y tenaz ruido que envuelve el centro de la ciudad.
 
Todo un lujo, en nuestra ciudad en concreto, una tarde de este mayo, que ya apunta hacia una marcada bonanza climática a lo largo de sus muchas horas de luz, dirigir nuestros pasos hacia los entornos de nuestro río Carrión y, tras extasiarnos algunos minutos viendo correr mansamente sus aguas, pensando en miles de historias, pasear con calma por algunos tramos de sus riberas, dejando huir nuestro pensamiento mientras nuestra vista se embelesa con la contemplación de la variopinta vegetación que le rodea y envuelve en esos tramos de su recorrido, no importando demasiado el lugar en el que le comencemos.
 
Tomando a continuación uno cualquiera de los puentes o pasarelas que comunican una y otra parte de la ciudad, para adentrarnos con mayor profundidad todavía en unos paisajes totalmente de ensueño, donde la amplia y espesa flora va cambiando de color y de aspecto a cada paso, dándonos la oportunidad de poder dejar por momentos la ciudad con sus ruidos, sus prisas y su aire un tanto contaminado a nuestras espaldas.
 
Y, según la dirección que tomemos campo adelante, entremezclándose la exuberante vegetación del camino con las tierras de labor, que nos van mostrando ya su nacencia y su disposición para una positiva continuación en el crecimiento andando los días.  Salpicado todo ello por los cantos de pájaros de diferentes especies, que parecen darnos la bienvenida al adentrarnos en sus posesiones.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 23/05/2018)
 
 
 
 
 
 


miércoles, 16 de mayo de 2018

Seguimos caminando



 encontrando algún tipo de consuelo al poner el pensamiento en dirección a los pocos días que ya nos faltarán para esa pausa tan buscada...


Burla burlando, y tras dejar inaugurada y abierta para seis meses, a propios y foráneos, la Exposición de las Edades del Hombre de Aguilar de Campoo –todo un lujo y una noticia de enorme calado para la comarca-,  avanza mayo a toda velocidad –ya por su mitad-, camino del siguiente mes en el calendario: junio. 
 

Donde, entre otras cosas, aparte de progresar en el desarrollo de los acontecimientos que vayan acaeciendo en el día a día –algunos seguramente heredados de los surgidos estos días que ahora vivimos-, percibiremos cómo el personal andará de preparativos claros de acá para allá - el que más y el que menos-, cara a las esperadas vacaciones de verano, tan hondamente deseadas a medida que van llegando estas fechas; porque las sentimos tan cercanas, que hasta parecen alcanzarse casi con la mano, al menos en el pensamiento.
 

Claro que, para que se hagan realidad, esto es, presentes entre nosotros de manera efectiva, los considerados como meses fuertes y por excelencia del verano: julio y agosto, aún le queda al fenómeno vacacional algunos días anteriores –bastantes más bien- que echarse al coleto –con el debido respeto-; aunque serán vistos y no vistos.
 

Días, algunos de ellos, que vendrán cargados de dificultades propias y habituales del acontecer diario, en tanto que otros nos propicien algún problema o problemas sobrevenidos, exigiendo por nuestra parte una mayor dedicación a ellos cara a su resolución efectiva.
 

Y en ese intento por resolverlos, abogaremos en más de un momento porque el tiempo sea nuestro aliado. Y así, apoyaremos el que el día acabe y, tras esperar la noche para el debido descanso, amaneceremos en el nuevo día con la ilusión de que algunos de estos problemas se hayan resuelto por sí mismos tras la intervención de una mano invisible y oportuna; o se encuentren en vías de hacerlo con alguna que otra ayuda.  
 

Y, si acaso, encontrando algún tipo de consuelo al poner el pensamiento apuntando, o en dirección a los pocos días que ya nos faltarán para esa pausa tan buscada de las vacaciones de verano; cuando todo a nuestro alrededor se transforma en otra realidad bien diferente.
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 16/05/2018)

 

 

 

miércoles, 9 de mayo de 2018

Y llegó la fecha...




será mañana 10 de mayo cuando Aguilar esté de fiesta grande...



Parecía que tardaría en llegar esta fecha, cuando allá en noviembre del pasado año se comenzaba a hablar de ella y se le ponía título a la Exposición, cartel promocional incluido.
 

Así se veían las cosas en aquellos días y así se ven ahora en este nueve de mayo, cuando estamos justo en la víspera de la inauguración de la Exposición de las Edades del Hombre que, como todos conocemos, este año en su XXIII edición, tendrá lugar en la localidad de Aguilar de Campoo bajo el título de ‘Mons Dei’.
 

Porque, en efecto, será mañana 10 de mayo cuando Aguilar esté de fiesta grande y se vista toda la población de gala para asistir a la inauguración de un acontecimiento de tanto calado en cuanto a lo artístico, y tan importante para el turismo y la economía de la Comarca, tanto durante el tiempo de la Muestra, como con posterioridad –así se espera, al menos-.
 

Y ello, por la gran cantidad de visitantes que, sin duda, convocará, bajo el lema elegido este año de ‘Montaña de Dios’; y que extenderá las visitas a esta villa palentina hasta finales de noviembre.
 

Un amplio período de tiempo –seis meses, en principio-, será el que se dispondrá para poder contemplar esta magna exposición que se instalará en dos Sedes en la localidad: La Colegiata de San Miguel y la Iglesia de Santa Cecilia.
 

Y que, al estar enclavada la villa galletera de Aguilar en un extraordinario marco paisajístico, aparte de poder seguirse de cerca la temática de la exposición, tocando los aspectos de la fe, el arte y la cultura; la visita a la misma deparará, sin duda, algunas excursiones añadidas por los alrededores, habida cuenta de que nos encontramos en plena Montaña Palentina.
 

Claro que, hallándonos también en una zona donde proliferan una gran cantidad de templos de un excelso arte románico, no podía dejarse pasar la oportunidad de invitar a los visitantes de la Exposición a un encuentro con los mismos; nada más y nada menos que a través de siete rutas que se prevén poner en marcha coincidiendo con el final de la muestra de arte.
 

Un acontecimiento de una gran importancia, pues, éste que mañana tendrá como centro la localidad de Aguilar de Campoo.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 09/05/2018)
 
 
 

 

miércoles, 2 de mayo de 2018

Y llegó mayo




“Que por mayo era, por mayo..."

 

Bueno, pues como el que no quiere la cosa, henos ya aquí a las puertas mismas del mes de mayo –dos días del mismo llevamos transcurridos tan solo-.  Uno de los meses del año que, posiblemente, mejor “prensa” tenga entre el pueblo en general, y goce, por ello, de mayor número de adeptos.
 

Porque, uno escucha mayo y rápido le vienen a la mente los días luminosos y de brillante sol, las temperaturas ganando grados al termómetro cada día; los campos reverdecidos y llenos de flores, los árboles comenzando a rebrotar y florecer, los pájaros cantando más alegres si cabe tras los primeros conatos de luz de la mañana y con sus retoños a punto ya de abandonar los nidos…
 

Y a la par en el día a día, bajo el arco palpable de la primavera estallando por doquier, los pintores del paisaje y los poetas de lo lírico tratando de llevar al lienzo o al papel, con los pinceles los unos y con la pluma los otros, la realidad que sus ojos aprecian y que, tras traspasar su mente dejándoles la impronta del momento, y abandonarse a la compañía de sus musas, no pueden por menos que plasmar al exterior de ellos su visión del instante en vistosos y coloridos cuadros o elevadas y rítmicas composiciones poéticas, para la admiración y goce de los espectadores.
 

Que ya lo dijera en su día el poeta: “Que por mayo era, por mayo, cuando hace la calor…, cuando canta la calandria y le responde el ruiseñor…”
 

Y es que, en efecto, mayo tiene todo esto; y seguro que mucho más que se nos escapará así a bote pronto. Todo eso, en la esfera de lo anímico y espiritual, donde es capaz de alcanzar elevadas cumbres de expresividad ante la contemplación de las bellezas que se nos muestran a la vuelta de la esquina a cada instante.
 

Porque en el aspecto más terrenal y a pie de calle, lo que se nos presenta dista mucho de alcanzar ese grado de sublimación de la realidad que nos gustaría, y nos encontramos con más de lo mismo, magnificado en ocasiones, eso sí; pero para convertirlo en mucho más difícil de resolver, porque nunca dejamos de sorprendernos con ese más difícil todavía que nos encontramos cada día.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 02/05/2018)
 

  

 

    

 

miércoles, 25 de abril de 2018

Hoy, San Marcos

 
 

hoy en la tarde, cruzaremos nuestro río Carrión por el espectacular “Puentecillas"...



Pues miren por dónde, resulta que hoy, 25 de abril, volvemos a andar de Romería por estos pagos. Si hace unos días subíamos en olor de multitudes hasta el cerro del Otero, con el marco de la espectacular escultura del Cristo en lo alto del mismo, y a sus pies asistíamos a la tradicional “pedrea del pan y el quesillo”; hoy en la tarde, cruzaremos –cual actuales y modernos Julio César-, nuestro particular Rubicón, - nuestro río Carrión palentino, por el no menos espectacular “Puentecillas”- y, tras plantarnos en un plis plás en el marco verde del parque del Sotillo, escenario donde se llevará a cabo esta tradicional velada festiva en honor de San Marcos, pronunciaremos también aquella famosa frase: “alea jacta est”(la suerte está echada).
 

Y, de pronto, nos encontraremos con que en aquella otra orilla del río está todo dispuesto para la celebración de esta particular romería en honor de San Marcos.
 

Donde, con la música de fondo de los carruseles infantiles animando la tarde, y la chiquillería subiendo y bajando de los mismos todo alegría y todo gozo continuado en sus rostros, volveremos a ser tentados con el olor de las almendras recién elaboradas, las avellanas recién pregonadas, los barquillos y el algodón dulce dispuestos al paso de la gente, que va llenando por momentos los paseos.
 

Pero con un ojo puesto también en las casetas donde, durante las primeras horas de la tarde será continuo el ir y venir de palentinos portando su consabida ración de caracoles aderezada al modo tradicional, para degustarla en tan particular marco. Aunque los hay también, que hacen un alto ante algunas de las churrerías allí montadas, al llegarles, con la ligera brisa de la tarde, un familiar y característico olor, apeteciendo degustar unos churros de pronto; así que para allá que se van unas cuantas personas.
 

Mientras, en otra de las esquinas del parque comienza ya a sonar la música que amenizará las siguientes horas, invitando incluso al baile al caer la tarde, continuando así la romería de la mejor manera posible. Con la ciudad, que ha encendido también sus luces del otro lado del río, muerta de envidia por la fiesta.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 25/04/2018)
 
 

 

miércoles, 18 de abril de 2018

Cita para este domingo



 ...será este próximo domingo, con la celebración de esta famosa pedrea, cuando la fiesta tome cuerpo...


Estamos, cuando apenas si han pasado unas fechas de la emotiva procesión de Semana Santa que ascendiera hasta estos parajes del Cerro del Otero, y  porque el tiempo vuela que es un primor, a tan sólo cuatro días de la popular Romería de Santo Toribio, conocida también en plan familiar como la “Fiesta del Cristo”, que tiene lugar en este marco tan espectacular de las laderas del Cerro del Otero.
 

Una fiesta muy arraigada en el sentir general de la ciudad que, justo por ello, cada año llena las campas aledañas al cerro, las calles del barrio del mismo nombre y, sobre todo, las laderas del cerro en el momento de la tradicional “pedrea del pan y el quesillo”, santo y seña de este festejo.
 

Si bien durante los últimos años, los actos se vienen extendiendo a lo largo de toda una semana con multitud de actividades, será este próximo domingo, con la celebración de la ya comentada pedrea, cuando la fiesta tome cuerpo y concite la mayor presencia de gente en el barrio.
 

Y es que el domingo, la ciudad se despertará con un aire de fiesta diferente en sus calles, que se propagará con prontitud en una dirección bien concreta: el Cerro del Otero.  En cuyos aledaños y por diversos accesos, irán llegando las gentes en gran número –cual romeros-; tratando sobre todo de conseguir un buen puesto en la ladera frente a la ermita del balcón que “apedrea”, si se quiere optar a algunas de las miles de bolsas que, llegada la hora en punto, serán arrojadas al vacío para caer libres entre las manos de muchas de las personas allí apostadas. O, en otros casos, observar la ceremonia de la pedrea y su evolución a una cierta distancia; pero siempre con la monumental imagen del Cristo allí arriba, presidiéndolo todo y ejerciendo su protección superior de principio a fin de la fiesta.
 

Fiesta que se trasladará luego a las campas anejas al cerro, donde habrá también tiempo para degustar el particular guiso de caracoles, junto a otras viandas más.  Y donde tampoco faltarán las almendras, las avellanas y diversos dulces típicos que, en los puestos instalados en los alrededores, se pondrán durante todo el día a disposición de los romeros.
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 18/04/2018)
 
 

 

 

miércoles, 11 de abril de 2018

Analizar la despoblación

 
Foto (Internet)


...el tema de la despoblación de nuestra provincia, una situación que trae consecuencia de varios factores... 



Como resulta que no funcionó –por lo visto y experimentado-, la invocación en toda regla aquí realizada a la recién estrenada primavera al día siguiente de su llegada –allá en el pasado 21 de marzo-, para que se dignase visitarnos más pronto que tarde, porque ardíamos en deseos de tenerla entre nosotros luego de haber padecido un invierno con todo tipo de fenómenos atmosféricos rondándonos y “atacándonos” de plano, vamos a ver si lo hace pasado algún tiempo ya.  Que sería muy bien recibida también a partir de ahora.  Porque, “nunca es tarde, si la dicha es buena”…
 

Y ya que signos externos de su presencia, aparecen en calles, parques y jardines de nuestros entornos, que la susodicha se mostrase en todo su esplendor es lo que estamos esperando por aquí sus fieles admiradores, que somos muchos; por no decir todos...
 

Y mientras tanto, como el mundo sigue, en el día a día vamos afrontando los problemas que se nos van presentando, algunos viejos en el tiempo, en tanto que otros de nuevo cuño.
 

Y entre los primeros, cabría citar el tema de la despoblación de nuestra provincia, más acusada todavía en los pequeños núcleos rurales, de los que por aquí alcanzamos un importante número.
 

Una situación que trae consecuencia de varios factores, entre ellos el hecho claro de que en los últimos años son más las defunciones que se producen que los nacimientos; de ahí que el crecimiento de la población sea nulo y, además, causa de un envejecimiento progresivo de los habitantes. Que se acusa aún más en aquellos pueblos de menor población, llamados a desaparecer en breve, si no se arbitran medidas al respecto.
 

Pero claro, cuáles pueden ser estas, que tuvieran una cierta viabilidad.  Porque, lo que parecería más lógico, que consistiría en acercar a estas entidades menores los servicios básicos y las grandes infraestructuras, chocaría de plano con el hecho de que quién las iba a utilizar si apenas quedan habitantes; y tampoco parecen lograr que el fenómeno se haga reversible.
 

Algo de todo esto, seguro, será lo que se analice en las próximas Jornadas del Ateneo de Palencia sobre este tema de la despoblación.
 
 
 
(Publicado en el Periódico "Diario Palentino" el 11/04/2018)